Inclusión en tiempos de pandemia

En el documento de la UNESCO (B. Lindqvist, UN-Rapporteur, 1994), donde se define la inclusión educativa, hay una cita que destaca entre todas. En ella se habla del sentido de la educación que nos enseñó Magdalena Sofía Barat y que es pilar fundamental para la educación inclusiva en estos momentos. Así pues, una vez más, se demuestra como Sofía Barat era una visionaria en sus tiempos en el campo de la educación.

“Todos los niños/as y jóvenes del mundo, con sus fortalezas y debilidades individuales, con sus esperanzas y expectativas, tienen el derecho a la educación. No son los sistemas educativos los que tienen derecho a cierto tipo de niños/as. Es por ello que es el sistema educativo de un país el que debe ajustarse para satisfacer las necesidades de todos los niños/as y jóvenes.”

En el nuestro centro, y siguiendo las palabras de Magdalena Sofía Barat educamos de modo igualitario a todo nuestro alumnado, de forma que la inclusión educativa se vivencia como un proceso natural, tanto para los niños con necesidades educativas especiales, como para el resto de alumnos. Nos enorgullece decir que los alumnos asumen con total normalidad la convivencia con compañeros de otras culturas, creencias y con necesidades educativas especiales. Eso los hace ser personas que honran el lema de este año, atreviéndose a sentir sin pudor las necesidades de todos sus compañeros, y a pensar cómo les pueden ayudar y hacer que sus vidas sean más sencillas. En definitiva, trabajan desde muy pequeños la empatía, que como todo educador sabe, es vital para la vida social.

En tiempos de pandemia, no hemos dudado en poner todos los medios que están en nuestras manos  para que nuestros alumnos con necesidades educativas especiales comprendan bien las medidas de prevención frente al Covid-19. Así, además de enseñar los gestos básicos de prevención frente al virus, se ha usado el sistema aumentativo y alternativo de comunicación (SAAC) basado en el uso de pictogramas que facilitan la comunicación y la comprensión de las acciones que pueden y no deben hacer para preservar su salud: lavarse las manos varias veces al día, mantener la distancia se seguridad, usar mascarilla… etc. Además, hemos reforzado con otros pictogramas la ubicación de las aulas y espacios, acondicionados a la situación actual.

Así pues, en nuestro centro, la inclusión no consiste sólo en que un niño con necesidades educativas especiales conviva con el resto de sus compañeros; sino que se encuentre en igualdad de condiciones para integrar las enseñanzas de los educadores, participar en las actividades que se les propone y afrontar los nuevos retos, como el Covid-19; con el mismo espíritu de Santa Rosa Filipina cuando viajó a las Américas para enseñar y transmitir el legado de nuestra fundadora y llegar así al Corazón de Jesús a través de la enseñanza.

Comparte esto: